Sustentabilidad

Sustentabilidad Ambiental
Algo en lo que estamos muy comprometidos es a tratar o reutilizar los residuos, según sea el caso, con la finalidad de no generar contaminación. Tal es el agua en procesos de producción, así como el cartón, el papel, los vidrios y el plástico.

Los campos de agave son una parte fundamental en nuestro proceso, así que nos aseguramos de darles a los ranchos el tiempo de rotación necesario entre plantación y plantación, intercalándolas con cultivos de maíz para que la tierra permanezca sana y fértil.
 
En el caso de las vinazas y la fibra de agave, estas se someten a un proceso de composteo mediante el cual convertimos ese residuo en fertilizante orgánico (composta) que se utiliza nuevamente en los campos de agave, así pues, lo que llega del campo, vuelve al campo.
 
En este proceso de composteo, toda la fibra que sale de la fábrica se traslada al área de composteo donde se riega con vinazas y se inoculan microorganismos que ayudan a descomponer la materia orgánica, sometiéndola a un proceso que consiste en moverla y oxigenarla para lograr la evaporación de agua y la reproducción de los microorganismos. Mediante este proceso, dentro de 8 meses aproximadamente ya estará toda la fibra convertida en composta. Dicha composta será un abono orgánico de excelente calidad para los campos de agave.

Por último, la vinaza que no se alcanza a evaporar en el proceso de composteo, se utiliza para el riego agrícola como beneficio de las mismas plantaciones de agave mediante ferti-irrigación. 
Empresa Familiar
Cuando decimos que somos una “Empresa familiar” no nos referimos a los dueños de dicha empresa, sino a todas las familias que en ella laboran y que desde generaciones atrás han participado en esta historia. 

Al día de hoy, con nosotros trabajan cuatro destiladores: Vicente, José Lorenzo, Saúl y Jaime Coronado Padilla que son hermanos. Estos hombres aprendieron la labor de su papá Lorenzo, y de sus tíos Margarito y Agustín Coronado Conchas. Ellos destilaban con el Ing. Felipe Jorge Camarena Orozco, y ellos a su vez, aprendieron el arte y oficio de la destilación, de Lorenzo y Juan Coronado León, destiladores en tiempos de Don Felipe Camarena Hernández, abuelo del actual maestro tequilero de Destilería La Alteña el Ing. Carlos Camarena. 
 
En la actualidad se está capacitando a la 4ta generación de destiladores: 
Victor Manuel Coronado López, Lizbeth Coronado López y María Isabel Coronado Villagrana. 
 
Éste es solo uno de los muchos ejemplos de cómo los conocimientos han sido trasmitidos a través de los años dentro de las distintas áreas de la empresa, en donde las últimas generaciones terminan realizando las mismas actividades que sus padres y abuelos. 
 
El Ing. Felipe Jorge Camarena Orozco, siempre decía: “Cuiden de mis viejitos, puesto que toda esta gente nos ha dado sus años de fuerza, su arduo trabajo, e incluso nos confiaron a sus familias para trabajar también con nosotros. Les debemos mucho más nosotros a ellos, que ellos a nosotros”.
Bat Friendly Program
El agave Tequilana Weber variedad Azul es una de las aproximadamente 200 especies de agave que existen, y es la única permitida para la elaboración del tequila a diferencia del mezcal, que puede utilizar hasta 15 especies distintas. 

Debido a que el agave tequilana se ha producido y comercializado de forma masiva para la producción de tequila, la reproducción de esta especie ha sido casi exclusivamente de manera asexual (por medio de los hijuelos). A lo largo del tiempo, la industria ha elegido eliminar el quiote de las plantas, pues éste, para crecer, le roba azúcares y propiedades a la piña; así pues, al no dejarlos crecer estábamos quedándonos sin la otra forma de reproducción: la sexual (reproducción que se da a través de las semillas que el quiote y sus flores contienen). 

Por lo tanto, los hijuelos que se utilizan para los nuevos plantíos son copias genéticas de las madres, y éstas de sus madres y así sucesivamente. Al no tener variación genética que les proporcione ventaja ante una inminente plaga o enfermedad, ponemos en riesgo la supervivencia de la especie y por lo tanto de la propia industria tequilera. 
 
Por otro lado, todos los agaves así como las cactaceas (entre ellas las pitayas), son naturalmente polinizados por una especie de murciélago mexicano, cuyo nombre científico es “Leptonycterís yerbabuenae” (el murciélago magueyero menor). Este murciélago migra desde Michoacán hasta el desierto de Sonora y Arizona pasando por Jalisco. Al volar por Jalisco, el murciélago no encontraba comida gracias a la misma práctica antes mencionada de cortar el quiote proveniente de los agaves, que es de donde salen las flores y el néctar del cual ellos se alimentan. 
 
Esta especie de murciélagos, desde 1984 había estado en las listas de especies amenazadas y en peligro de extinción hasta el 2013, donde pasó de ser una especie amenazada, a una vulnerable. 
 
El propósito del programa Bat Friendly tiene dos vertientes:

1.   Que ciertos productores (hasta el momento 5, incluidos mezcaleros) permitamos que al menos un 5% de nuestras plantas de agave al llegar a madurez, enquioten y produzcan flores y semillas. Así le proporcionamos alimento al murciélago.

2.   Que además, al dejar los quiotes también estamos permitiendo que el murciélago -un polinizador natural-, pueda llevar la información genética de un agave a otro. Así, a la hora de empezar a reproducirse por semilla, la planta pueda obtener nuevas características genéticas y un intercambio de información con otros agaves afines al agave azul.
 
Sin embargo, este programa aún está en su prueba piloto, debido a que somos pocos los productores de agave que nos hemos sumado a esta iniciativa. 
 
¿Te interesa apoyar este programa?
Visita: https://www.batfriendly.org