Proceso

Materia prima
La empresa cuenta con varios ranchos que pertenecen a la familia Camarena, de los cuales se obtiene el Agave Tequilana Weber variedad Azul para la elaboración del tequila. Con Tequila Ocho, el agave es la parte más importante del proceso, ya que creemos que para hacer un tequila de primera, necesitamos agave de primera.
 
Para este tequila se selecciona un campo de agave en total madurez, para crear un nuevo lote con perfil y complejidad totalmentes diferentes a todos los anteriores. Con Tequila Ocho, cada “cosecha” o rancho, es una nueva aventura para los sentidos.
Jima
Consiste en quitar las pencas de agave de la piña una vez que la planta ha alcanzado la total madurez. Esta labor se realiza con una herramienta muy filosa llamada COA. Puede haber piñas de agave pesando desde 30 Kg hasta 130 Kg; esta diferencia no indica que una sea mejor que la otra, ya que lo que realmente importa es la cantidad de azúcar que cada una pueda traer. 
Cocimiento
Las piñas se transportan a la fábrica. Una vez ahí, se rajan a la mitad y se les retira el cogoyo (parte de la planta que próximamente se convertiría en penca), ya que éste puede afectar el sabor del tequila añadiéndole tonos amargos. Después se cargan los hornos de mampostería (cada horno tiene capacidad de 50 toneladas), para el cocimiento lento de las piñas y la extracción de las mieles. El tiempo total de cocimiento de un horno es de 48 horas y se hace a través de vapor que va entre los 90º a 95º.
Molienda
El agave cocido se pasa al tren de molienda, el cual se encarga de triturar la piña y de extraer los jugos. La fibra resultante se utiliza como composta orgánica para los mismos campos, mientras que el jugo que se extrajo se utilizará en el área de fermentación.
Fermentación
El jugo se pasa a grandes tinas de madera, donde la levadura endémica de la fábrica hará que el azúcar se convierta en alcohol. Este proceso puede tardar entre 3 y 5 días dependiendo el clima. (Entre más calor, la fermentación es más rápida). Cuando el jugo terminó de fermentar se le denomina “Mosto muerto” y ya está listo para su destilación.
Destilación
El mosto muerto se pasa a los alambiques de acero inoxidable y cobre para su destilación. Este proceso consta de 2 pasos: Destrozamiento y Rectificado. El tequila producido saldrá a una graduación aproximada a los 55% Alc. Vol.
Maduración
El tequila se pasa a barricas de 190 litros en donde el tiempo que cumplen dentro de dichas barricas será lo que marcará el tipo de tequila que son: El Reposado tiene 2 meses, el Añejo 1 año y el Extra Añejo 3 años en barricas de roble americano que previamente fueron usadas en Bourbon.

Usamos barricas muy desgastadas con la finalidad de que la madera nos ayude, únicamente, a mostrar y acentuar el delicioso sabor característico de Tequila Ocho y su principal protagonista: el agave.